Misión/Visión

Efesios 2:20-22:  "Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo; En el cual, compaginado todo el edificio, va creciendo para ser un templo santo en el Señor: En el cual vosotros también sois juntamente edificados, para morada de Dios en Espíritu."

Efesios 4:11-14:  "Y él mismo dió unos, ciertamente apóstoles; y otros, profetas; y otros, evangelistas; y otros, pastores y doctores; Para perfección de los santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo; Hasta que todos lleguemos á la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, á un varón perfecto, á la medida de la edad de la plenitud de Cristo: Que ya no seamos niños fluctuantes, y llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia los artificios del error."

_____________________________________________________________________________________________________________________

 Restaurar El Cuerpo de Cristo a Su Lugar y Propósito Original, Alineado Correctamente y Funcionando Tal Como el Señor lo Ordenó.

Cuando el Señor me llamó de la Iglesia que estábamos pastoreando en 1992, me dio la comisión de restaurar al Cuerpo de Cristo y preparar a su Novia para su venida. También me dijo que yo no sería el único que haría esto, sino que habría muchos llamados a este mandato por todo el mundo. Antes que esto sucediera, yo tenía que ser entrenado por un tiempo a oír y obedecer la voz de Dios, escondido en un lugar desierto y escondido, desconocido por la mayoría de las personas. El me tuvo que limpiar de mucha levadura religiosa, conceptos errados y doctrinas que se habían acumulados a través de los años y habían formado parte de mis creencias. Dios me tuvo que quebrantar y enseñarme a obedecerlo, confiar y depender en El, caminando en quebrantamiento y humildad. Durante esta temporada en mi vida, Dios me mostró que su Iglesia estaba fragmentada, impotente, carnal y fuera de orden. El espíritu de religión, control, orgullo y temor, combinado con una buena dosis de ignorancia, había anulado la habilidad de la mayoría de las Iglesias a reconocer, entrenar, desarrollar y soltar a los creyentes en sus dones y ministerios, y los había privado de su derecho de cumplir sus llamados en esta tierra.

La Iglesia solo puede convertirse en esa fuerza poderosa y gloriosa que es llamada a ser en esta tierra, cuando cada miembro del Cuerpo este en su lugar, como Dios lo ordenó antes de la creación del mundo. La doctrina de los Nicolaitas (Poder sobre los laicos; Apocalipsis 2:6, 15) la cual ya estaba operando en los días del Apóstol Juan, se ha arraigado en la Iglesia del Señor Jesucristo. La mayoría de los lideres están solo interesados en lo que su denominación, grupo, o iglesia esta haciendo, y no participan en nada a no ser que ellos se beneficien de ello. ¡Esto no es una mentalidad del reino! El reino de Dios no tiene nada que ver con doctrinas o argumentos de hombres, agendas personales o motivaciones egoístas.

Un cambio drástico en nuestra forma de pensar tiene que tomar lugar. Los pastores y lideres deben cambiar de: solo predicar y enseñar a entrenar; desarrollar programas a desarrollar lideres; invertir en programas a invertir en lideres; concentrarse solo en las necesidades de la iglesia a las necesidades de la comunidad. El Señor quiere tomar control de su Iglesia, y está llamando a todo su pueblo a encontrar su lugar de ministerio. Cada creyente está llamado al ministerio (a servir), pero va a tomar hombres de Dios, que no tienen temor o están intimidados por las visiones, sueños, unciones y habilidades de otros, de poner a cada persona en el lugar donde debe estar, y desarrollar sus dones y llamamientos dentro de ellos, y enseñarles como funcionar allí (Efesios 4:11-16).

2. Ser Padre / Mentor a los Nuevos Líderes y Ayudarlos a Alcanzar su Potencial.

La palabra “padre” en el texto original griego es “pater”. Un Padre por definición es uno que nutre, protege, guía, desarrolla, sostiene, anima y fortalece a sus hijos. El señor me ha dado dos hijos preciosos, un hijo y una hija quien amo con todo mi corazón. Mi deseo es verlos crecer y un día llegar a ser mas fuertes, sabios, mejores y mas bendecidos que yo. En lo espiritual debe ser igual. El espíritu de Jezabel ha convertido a muchos líderes en débiles Acabs y en eunucos, incapaces de tener hijos. Necesitamos líderes con un corazón de padre que no sean celosos, envidiosos o egoístas con la gente que Dios le ha dado, sino que deseen verlos crecer y madurar en sus dones y llamamientos.

Si un líder es celoso, envidioso y no confía en aquellos que están debajo de el, y su único deseo es ver como la gente pueden ayudarlo a llevar a cabo “su visión”, esa gente nunca van a crecer a su potencial y cumplir sus destinos porque el no los va a dejar. Por otro lado, muchos pastores están frustrados y agobiados con todos los “bebes cristianos” que no tienen deseo de hacer nada en el reino de Dios. Son querellosos y chismosos, cuyo único deseo es ser entretenidos y bendecidos, en vez de ser ellos una bendición. Estos son cristianos inmaduros que nunca han desarrollado a convertirse en un verdadero discípulo de Cristo. Todo esto va a cambiar.

Ser un padre o mentor a alguien es mucho más que solo dar información. Cualquiera puede dar toneladas de información, pero pocos pueden impartir sabiduría, revelación y la presencia y el poder de Dios. Es fácil encontrar a alguien que te diga como hacer algo, pero es difícil encontrar a alguien que sea tu mentor especialmente si tienes gran potencial adentro. Un padre/mentor es alguien que no se atemoriza por tus sueños, talentos y habilidades. El es alguien que te ayudará a través de los cambios que experimentaras en la vida durante tu proceso de crecimiento y madurez. Un mentor con corazón de padre no va a tener celos de ti, sino que sinceramente querrá que tengas éxito. Para que halla un Eliseo con una doble porción, tiene que haber un Elías. Para que haya un Josué que lleve a la gente sobre el río Jordán a la tierra prometida, primero tuvo que haber un Moisés que los sacó de Egipto y los llevó hacia el Jordán. Para que haya un Timoteo, tiene que haber un Pablo que lo enseñe y entrene a ser un hombre de Dios.

Muchas personas, especialmente los hombres, nunca tuvieron un padre natural ni espiritual que los amara lo suficiente como para oírlos, enseñarlos y entrenarlos. Hay muchísimos pastores jóvenes que tienen pasión por el Señor y un gran deseo por obedecerlo, pero están luchando sin un padre / mentor a quien puedan acudir para consejo, guía y apoyo. En estos últimos días, el espíritu corporal de Elías vendrá y se manifestara a través de vasos que han sido purificados en el fuego, desconocidos a la mayoría, pero íntimamente conocidos por Dios. Ellos expondrán el espíritu de Jezabel que ha transformado a muchos hombres en eunucos sufridos, y está operando en la Iglesia en lugares altos. Ellos se levantaran y la derribaran para dar comienzo a la restauración de todas las cosas. Dios esta levantando hombres con corazón de padre y el espíritu de Elías que volteará el corazón de los padres a sus hijos, y el corazón de los hijos a los padres (Malaquías 4:5-6).

3. Edificar Una Red de Gente De Un Mismo Espíritu; Con Mentalidad del Reino; Que Estén en Pacto y Sean Responsables Unos a Otros.
Una cuerda de tres dobleces no puede ser rota fácilmente. De igual forma, cuando hombres de Dios se unen para avanzar el reino de Dios, grandes cosas comienzan a ocurrir. Ninguna persona tiene todo lo que necesita para hacer lo que necesita hacer. Nadie puede hacerlo solo. Va a tomar el esfuerzo combinado del Cuerpo de Cristo para lograr los propósitos divinos en estos últimos días. El Señor me ha dado muchas personas de pacto en esta y otras naciones. Yo aprecio su amistad y la relación que yo tengo con ellos. Porque confiamos el uno en el otro, ellos me permiten hablar a sus vidas y vise-versa.

Si usted va a tener una relación de pacto con alguien, primero necesita saber quien usted es en Cristo Jesús. Esta verdadera identidad, saber quien usted es en el cuerpo de Cristo solo viene con el tiempo, por revelación de Dios, conforme usted desarrolla intimidad con el Señor. Es esta revelación que le permitirá estar seguro en quien usted es en Cristo, y permitirle tener relación con otros en el reino sin celos, orgullo y competencia. Cuando dos personas que saben su identidad en Cristo se conocen, ellos se conocen por el espíritu y por su fruto, y entonces una relación de pacto se establece. Ellos no necesitan saber detalles acerca de su pasado o largas cartas de recomendación. Estas personas tienen sus ojos en el Señor y no en el hombre, no confiando en su propio entendimiento sino en Dios. El temor del hombre ha sido reemplazado por el temor del Señor. El deseo por fama, posición y poder han cedido el paso al descanso y la paz de Dios.
Queremos ver una verdadera unidad espiritual en el Cuerpo de Cristo, no la unidad ecuménica que no presta atención a las doctrinas fundamentales de Cristo y los padres de la iglesia, y busca la unidad a cualquier costo a cuesta de la presencia y el poder del Espíritu Santo. En estos últimos días los huesos en el cuerpo de Cristo están juntándose donde deben estar. Hay muchas personas fuera de lugar en la Iglesia. Gente sin unción, haciendo cosas que nunca fueron llamados a hacer, y vasos de Dios ungidos sentados en los bancos de iglesias que no están haciendo nada. Dios esta levantando poderosos profetas, con el espíritu de Elías sobre ellos y la palabra de Dios en sus bocas, que le hablaran a los huesos secos y la vida vendrá a ellos, y serán puestos en sus lugares correctos en el cuerpo de Cristo. (Ezequiel 37:1-10).

4. Para Cumplir La Gran Comisión y Recoger La Gran Cosecha.

La salvación de la humanidad está muy cerca del corazón de Dios. Todo lo que El hace y dice tiene como su motivación, la redención del hombre. El Señor ha estado revelando estrategias que facilitarán la gran cosecha para tomar nuestras ciudades, colegios, naciones y el mundo para Cristo. En el presente, una gran conmoción esta tomando lugar, y hay muchos cambios que están sucediendo en los cielos, en la tierra y en la Iglesia del Señor Jesucristo. Estamos en medio de un gran movimiento en este momento. Hay una gran transición que esta sucediendo. Hay muchos que están siendo movidos de sus antiguas posiciones y promovidos a un lugar de mayor uso y autoridad. Todas estas cosas están sucediendo para tener a la gente debida, en el tiempo apropiado, en los lugares estratégicos para recoger la gran cosecha antes de la tormenta que se acerca. Es extremadamente importante obedecer a Dios en este momento.

Estamos moviéndonos de una dispensación a otra, igual que cuando Cristo vino la primera vez, donde la dispensación de la ley vino a un final, introduciendo la dispensación de gracia. Ahora, la dispensación de Gracia esta llegando a un final. Una nueva dispensación de la Gloria del Reino de Dios esta naciendo. De igual forma que la gente religiosa resistieron la venida de la era de gracia en los días de Jesucristo, de igual forma hoy en día muchos que no entienden los tiempos en que estamos, están resistiendo los cambios asociados con la venida de la era del reino glorioso de Cristo Jesús. Aquellos que no están dispuestos a transformar su forma de pensar (odres), van a experimentar sequía, putrefacción y eventualmente muerte. Muchos van a perder aquello que están desesperadamente tratando de preservar, porque escogieron hacer su propia voluntad a su manera, y no la voluntad de Dios. Estas personas quieren preservar lo antiguo a toda costa. Pero la plenitud de lo que Dios tiene para ellos no puede venir a no ser que desarrollen una mentalidad del reino.
Si los líderes de Dios no tienen la Visión de la Cosecha, ponen sus diferencias a un lado, empiezan a pensar con la mente de Cristo y ponen el reino de Dios delante del suyo, no vamos a poder lograr las cosas maravillosas que Dios tiene preparado para estos últimos días. Es tiempo para que el Cuerpo de Cristo se una, y se humillen y oren a Dios en toda humildad y arrepentimiento pidiendo a Dios que mande el fuego. Estamos a punto de ver a la Novia de Cordero levantarse como un guerrero poderoso, con la gloria de Dios iluminando sus caras, y haciendo grandes obras en esta hora. El viento del espíritu esta comenzando a soplar fuerte. ¿Pueden oír el sonido del viento?